Trichomoniasis vaginal

Es una infección de transmisión sexual causada por la tricomonas, un parásito del trato urogenital.

Se trata claramente de una infección de transmisión sexual, siendo la ITS no vírica más frecuente, aunque su incidencia ha disminuido últimamente, quizás debido a que está siendo infravalorada dado que al menos el 50% de las mujeres y hasta el 90% de los hombres cursan de forma asintomática.

Tiene un período de latencia de 5 a 28 días en el 70% de las mujeres y de hasta 6 meses en el 30% de las mujeres.

Clínica

Los síntomas incluyen secreción vaginal espumosa, amarillo verdosa, maloliente y abundante; prurito, disuria, eritema y/o edema de vulva y vagina.

En la colposcopia se observa “cérvix en fresa” (cérvix con puntos rojos).

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza fundamentalmente por la visualización en frotis en fresco de formas móviles y abundantes polimorfonucleares, también destaca un pH > 4,5, test de aminas positivo (con KOH al 10%) y cultivo en medio de Diamond.

Tratamiento

Se debe realizar tratamiento siempre a todas las pacientes diagnosticadas de trichomoniasis (con o sin clínica) y debe ser sistémico.

a. Tratamiento de elección: Tinidazol oral 2 gr dosis única.

b. Alternativa: Metronidazol 500 mg / 12 horas durante 7 días.

c. Si existe alergia a metronidazol se recomienda la desensibilización o como peor opción la paromomicina.

  • En caso de recurrencia o de sospecha de fallo en el tratamiento se repetirá la monodosis de Tinidazol 2 gr / día durante 3-5 días.
  • En embarazadas la pauta es la misma, aunque no se recomienda en el primer trimestre.
  • Se debe tratar siempre a la pareja y recomendar abstenerse de mantener relaciones sexuales hasta la curación, es decir, hasta una semana después del tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.